Artículos

En esta sección podrá encontrar artículos de su interés. Mes a mes, realizamos nuevas publicaciones de interés general.

viernes, octubre 13, 2006

La pronunciación en los niños

El desarrollo del lenguaje es un proceso paulatino en el que el niño progresa gracias a las continuas interacciones que establece con su entorno (padres, otros adultos y compañeros posteriormente). En dicho proceso el órgano del oído juega un papel relevante, de tal manera que si la audición es buena, el niño será capaz de percibir su entorno y de asimilarlo pero, si por el contrario, presenta alguna pérdida de sensibilidad auditiva, el desarrollo del lenguaje podrá verse alterado e incluso interrumpido.

Desde el momento del nacimiento los bebés muestran preferencia por la voz humana frente a otro tipo de sonidos. Es en los primeros meses cuando aparece el balbuceo. Éste consiste, en un primer momento, en una especie de gimnasia vocal que permite explorar todas las posibilidades del aparato articulatorio. Es universal, contiene una serie de sonidos que no tienen nada que ver con la lengua que se habla a su alrededor. El balbuceo va avanzando en complejidad (por ejemplo, combinando vocales y consonantes), se va haciendo más claro y preciso, se combina con repeticiones intencionales de sonidos (ecolalia), hasta llegar a las primeras palabras.

Entre los nueve y los dieciocho meses aparecen las primeras palabras, formadas por los sonidos que el pequeño está aprendiendo a pronunciar. Si al año y medio no habla nada y no muestra interés por el lenguaje oído, hay que evaluar a nivel auditivo, mental y físico.

A esta edad, los sonidos que el niño puede producir son algo diferentes al balbuceo del primer año, ya que son sonidos que sirven para formar palabras. Pero no olvidemos que el cerebro y los órganos que intervienen en la pronunciación o articulación aún no están totalmente desarrollados, por lo que el pequeño de un año es capaz de producir sonidos muy sencillos.

Así, la primera vocal en aparecer es generalmente la “a” y la primera consonante la “b”, la “p” o la “m”. La combinación de estos sonidos en sílabas con la repetición de la sílaba da lugar a “mamá” y “papá” que están entre las primeras palabras producidas, tal como ya sabemos. El desarrollo de las consonantes se hace de la “p” a la “t” y a la “k” y poco después simultáneamente de la “b” a la “d” y a la “g”. Los sonidos más tardíos en aparecer son los más difíciles para un niño, que suelen ser la “s”, la “ch”, la “j”, la “f”, la “z” y la “rr”. Los padres no deberían inquietarse por la pronunciación imperfecta de su hijo en cuanto a estos sonidos complejos antes de los cinco años y medio o seis.

Por otra parte, todos los niños comenten errores cuando pronuncian las palabras. Como hemos explicado, al tener un repertorio de sonidos limitados, tienen que simplificar las palabras. Los procesos de simplificación (por ejemplo, “totora” por “locomotora”), sustitución (por ejemplo, “popa” por “sopa”) y omisión (por ejemplo, “eta” por “puerta”) de sonidos dentro de las palabras son normales a cierta edad, pero cuando el niño continúa haciéndolos se debe consultar a un profesional.

Por tanto, hemos visto que el niño necesita un tiempo para ir adquiriendo y mejorando la pronunciación de los sonidos. Los padres y el entorno del niño pueden facilitar ese desarrollo hablando al niño mucho, despacio y claro pero sin repetir sus propias palabras (por ejemplo, aunque el niño diga “tete” nosotros diremos “chupete”). También pueden crear un ambiente en el que el niño se sienta tranquilo al hablar, dándole tiempo para que se exprese y sin exigirle que hable bien. Por último es importante que cuando surjan dudas a los padres sobre si existe o no retraso en la pronunciación de su hijo, consulten a un especialista que les recomendará esperar un tiempo o propondrá un programa de intervención, siempre dependiendo de la edad del niño y del tipo de errores que cometa.

María Antolín Martínez
Logopeda del Centro de Psicología EBER

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home